fbpx
Vino Sansón
“El trabajo más difícil del mundo”

Se acabó esa cintura de avispa, se acabaron las salidas los sábados en la noche para llegar el Domingo a dormir hasta el mediodía. Ya no es tu vida, ahora vives la de alguien más.

Ser madre no es nada fácil, hay días en los que quisieras tirar todo y gritar para que los vecinos se enteren del curioso nombre completo de tu hijo y su gran hazaña del día, adornando el mensaje con el característico sonido de una chancla golpeándole las nachas y separando la frase de manera silábica para que se le grabe: Angela María le - di - je - que - no – co – rrie – ra – en – la – ca – sa – cuan – do – es – toy – tra – pean – do.

Y así cada día por el resto de tu vida, nunca volverá a ser igual, tu cuerpo difícilmente volverá a ser el mismo, pues decidiste concebir en tu vientre a ese ser humano que vino a apoderarse de tu mundo, a cambiar tus paseos con amigos, tus viajes alrededor del mundo, tus comidas y todo tu estilo de vida.

Pero eres feliz.

De la forma más sincera del mundo sigues diciendo que ser madre ha sido lo mejor que te ha pasado en la vida, porque solo tú entiendes la magia que hay detrás de traer una vida y entregarte a ella, a pesar de que no recibas más que el cansancio a cambio y aunque quieras tirar la toalla de vez en cuando, y nunca lo hagas. Y pese a que tu cuerpo cambie te sientes orgullosa de él, pues es el fiel reflejo de una vida de entrega y del sacrificio que solo tú eres capaz de afrontar.

Porque cambiaste toda tu vida por la suya, porque aunque te morías del miedo, no te arrepientes de nada, porque por más que ellos ya crecieron, sigues a su lado incansable, inquebrantable e incondicionalmente.

Resumir todo tu trabajo en este artículo es algo imposible, pero queremos homenajear la profesión más difícil y probablemente subvalorada del mundo, porque por alguna razón mágica, te sientes orgullosa de realizar.

Feliz día mamá.

Otros artículos