fbpx
Vino Sansón
Lecciones sobre la amistad

Dicen que los buenos amigos duran toda la vida, pero algunos aseguran que la amistad es momentánea.  Lo cierto es que, con los años, aprendemos a juzgar la verdadera amistad desde nuevas perspectivas.  Te contamos 3 grandes lecciones sobre la amistad, que nos da la experiencia.

  1. La lista se reduce, pero la amistad crece

Con los años nos volvemos selectivos con todo y esto no excluye a los amigos.  Nuestra lista se reduce, hasta el punto de poder contar a los verdaderos con una mano.  Pero estos se van haciendo compañeros de vida y dejan de ser simples amigos para convertirse en los hermanos que elegimos.

  1. La amistad se cultiva

 Nadie se convierte en un leal compañero de la noche a la mañana.  Se necesita tiempo para hacer amistades duraderas y leales.  Pero también se requiere un esfuerzo mutuo, muestras de afecto, sacrificio para estar juntos en los momentos más difíciles.  La amistad es un jardín de flores y todos los días necesita cuidado.

  1. La distancia no nos separa

Con los años aprendemos que una amistad fuerte, sincera y leal, aguanta incluso la distancia.  Y esa distancia no significa necesariamente estar lejos físicamente, también implica que no es necesario hablar o vernos todos los días, porque aunque pasen largos periodos de ausencia, cada vez esos encuentros son mejores.  Los lazos de una verdadera amistad nunca se rompen.

En este mes, celebremos a los verdaderos amigos, llámalos, invéntate un encuentro especial, escríbele a esa persona que llevas en el corazón, porque los amigos de verdad, son regalos de la vida.

 Cuéntanos en los comentarios ¿cuál es tu lección favorita?

Otros artículos